COMUNIDAD DE HERMANOS

LA SALLE-JOAQUINA SANTANDER

LLEGADA  DE LOS HERMANOS A LA FUNDACIÓN “JOAQUINA SANTANDER”.

Los Hermanos de la Salle llegan a España en 1898,  y no será hasta 1951 cuando lleguen a Talavera de la Reina y asuman el Proyecto educativo patrocinado por la Fundación Joaquina Santander.

Desde su llegada el 12 de octubre, día del Pilar,  de 1951,  han pasado por esta comunidad más de cien Hermanos entregando sus vidas a la educación humana, cristiana y lúdica de cientos de niños y adolescentes talaveranos.

¿QUIENES SOMOS LOS HERMANOS?

Somos un Instituto religioso formado por laicos consagrados a Dios para conseguir su “mayor gloria”, ejerciendo, “juntos y por asociación”, el ministerio apostólico de la educación. Vivimos en comunidades y nos dedicamos –desde nuestros orígenes- a la educación humana, y cristiana de los niños y jóvenes más desfavorecidos. Esa es nuestra misión, y nuestro carisma: la fe, la fraternidad y el servicio.

LA COMUNIDAD ACTUAL.

La Comunidad la integramos en estos momentos los Hermanos: Emilio Villar, Celestino Hernando, director de la Comunidad, Antonio Barba y Basilio de Lucas.     

Los cuatro, en comunidad, colaboramos en la misión y fomentamos la espiritualidad lasaliana con nuestra presencia activa, a la vez que participamos en todas las actividades de la comunidad educativas ya sean religiosas, formativas o lúdicas.

UNA SOLA FAMILIA CON DIVERSAS VOCACIONES”.

El carisma lasaliano- como todos los carismas- fue otorgado por Dios a su Iglesia a través de  la persona de san Juan Bautista de la Salle; y desde que él y un grupo de maestros fundaran hacia 1782 el Instituto de las Escuelas Cristianas, los Hermanos se han entregado totalmente a educar humana y cristianamente a los niños y jóvenes más necesitados. Es en 1986, trescientos años después, cuando comienza a hablarse de “la Gran Familia Lasaliana”. 

En la actualidad -aparte de las comunidades de Hermanos– han surgido comunidades de seglares: “Asociados”, y comunidades “mixtas” formadas por Hermanos y seglares comprometidos con la misión y la espiritualidad lasaliana. Hablamos de diversidad de Comunidades pero todas con un mismo fin y unidas por la misma espiritualidad y por una única misión: la educación humana y cristiana.

Somos pues,  una “sola familia con diversas vocaciones”. Juntos formamos la gran familia lasaliana.

NUESTRA VIDA Y COMPROMISOS.

La Comunidad es el hogar del Hermano. En ella vivimos juntos fraternalmente y en ella renovamos cada día la experiencia de la amistad, de la confianza y del respeto recíproco.

Los cuatro Hermanos que formamos la Comunidad talaverana procuramos ser testigos de Jesucristo en todo momento, y promotores de fe, fraternidad y servicio. Y resta decir que somos una Comunidad abierta a todos, acogedora con todos, y que La puerta de nuestra casa permanece abierta para aquellas personas que deseen conocer nuestra forma de vida más afondo.

Los Hermanos somos: “CORAZÓN Y MEMORIA” del Carisma que un día Dios otorgó a su Iglesia a través de Juan Bautista de la Salle hace más de 300  años.